miércoles, 4 de enero de 2012

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO.


 

El juego libre, simbólico, espontáneo...  usando materiales y juguetes no estructurados es esencial para el buen desarrollo de cualquier niño tanto a nivel emocional como cognitivo. Hoy en día quizás no se le da la suficiente importancia al hecho de jugar. Muchos piensan que jugar es no hacer nada o incluso puede parecer, para algunos, una perdida de tiempo. El niño mientras juega hace montones de conecsiones, simboliza con el juego todo aquello que no entiende de este mundo, utiliza su imaginación para reproducir vivencias que le producen miedo, ansiedad... El juego, si es libre y no dirigido desde fuera, es muy terapéutico, sanador y aun que a veces no nos lo parezca, es una de las mejores herramientas que tienen los niños para aprender casi de todo.

Maria Montessori, Emmi Pikler, Jean Piaget, Constance Kamii, John Holt, John Taylor Gatto... y más recientemente, Rebeca Wild lo comentan en sus respectivos libros y  estudios explicando maravillosamente y detalladamente cuán importante es el juego libre y espontáneo tanto en la primera infancia como en los años siguientes.                                                 

Yo solo puedo hablar por lo que en casa vemos, observamos y vivimos. Es realmente increíble lo que nuestros hijos pueden llegar a vivir a través del juego y lo que indirectamente aprenden. En resumen, podríamos decir que uno de los efectos secundarios del juego libre y espontáneo es el aprendizaje natural o, lo que es lo mismo, el aprendizaje autónomo. Allí donde hay un interés hay aprendizaje. Quería enlazar unos articulos muy buenos que tengo impresos sobre el juego que encontré en jugarijugar.com pero ya no estan allí. Cuando los encuentre por internet ya los pondré.

<><>


Aquí un buen ejemplo: Quisieron desmontar y volver a montar un mapa del mundo magnético con pequeños dibujos de animales, monumentos... Luego quisieron poner los animales de nuestra cesta encima de los países o continentes donde esos viven. Si no lo sabían me lo preguntaban y yo cogí un par de libros para enseñarles donde podemos buscar la información  que necesitamos. Entre todos pusimos unos cuantos.

<><>
<><>


Dejaron el puzzle magnetico a medio hacer y se fueron a disfrazarse. Yo me quedé con Naikari, la pequeña. Al de poco volvieron a coger los animales pero esta vez los dividieron en dos grupos. Ainara quería los de granja y Urtzi los de la selva, ( hubo una pequeña discusión por que Urtzi quería un caballo y Ainara le decía que en la selva no hay caballos) También usarón estas pequeñas plaquitas de colores como caminos y pequeños cercados. De hecho son material Montessori para, supuestamente, trabajar la parte sensorial visual poniéndolas en una cajita de madera de más claro a más fuerte. Solo han clasificado los colores 2 veces  pero no os podéis imaginar la de juego que dan estas "simples" maderitas de colores. Cuando las guardan, no sé muy bién por qué, ponen cada color en su compartimento pero sin la escala de color. Las utilizan para construir, como bandejitas, hacen de valla, pared, mesa, silla... Un muy buen material no estructurado.


Aquí Urtzi, todavía disfrazado de princesa y construyendo su caminito quien sabe donde.

<><>
Esta foto es de otro día. Aquí quisieron dividir los animales en grupos. Los carnívoros y los vegetarianos. Ellos los llaman así por que no comen carne. Nosotros no comemos carne y la gente nos llama vegetarianos pues lógica pura, los animales también. Les comenté que había carnívoros, herbívoros y omnívoros. Les encantó la idea y me pidieron más.
.
<><>
<><>

Al día siguiente fui a una librería y compré esta cartulina acolchada. Nos pusimos delante del ordenador con libros al lado y empazamos a buscar. Al final salió esto: Mamíferos divididos en 3 grupos, carnívoros, herbívoros y omnívoros. Ainara le sorprendió mucho lo de los osos. El oso panda herbívoro, el pardo omnívoro y el polar carnívoro. "És clar!" dijo. Traduzco: "El oso panda come solo bambú, el pardo puede comer verde y animales por que vive en los montes pero el polar es carnivoro por que al hacer mucho frío en el Polo Norte no hay plantas, solo puede comer animales. Lo que más me costó fue encontrar las pegatinas. Finalmente encontramos un libro con más de 200 y eso nos ayudó mucho. También les propuse si querían poner los ovíparos y los vivíparos ( en la foto no se ven ). Les gustó la idea. Y finalmente pensé que ya puestos podríamos poner los vertebrados  y los invertebrados, a estos últimos no les hicieron demasiado caso pero les gustó pegar las pegatinas. Cogían una y tenían que pensar donde iba, si era mamífero, de que tipo, si vivíparo, reptil...


TODO ESTO EMPEZÓ CON UN PUZZLE Y JUEGO LIBRE CON ANIMALES Y MATERIALES DESESTRUCTURADOS.  Es evidente que esto no pasa cada día pero cuando pasa me siento tan... no sé, tan bien y satisfecha. Estos ejemplos son los que me dan la fuerza, la seguridad y la certeza de que todo llega en su, preciso, momento. No puedo dejar de confiar en ellos, mis tesoros, mis sueños hechos realidad.




3 comentarios:

  1. :)
    Li regalare aquest puzzle per reis a l'Africa, ja el tinc preparat.
    A casa, amb les tablilles de colors, també fa llits i sofàs :)
    I va tenir una temporada que també classificava els animals de plàstic segon si menjaven herba o si menjaven altres animals, no em preguntava res, anava fent a la seva, així que no li vaig posar cap nom a les 2 famílies...

    M'ha semblat curiós, que fem servir les mateixes coses i tinguin les mateixes inquietuds :)

    ResponderEliminar
  2. El juego, si es libre y no dirigido desde fuera, es muy terapéutico, sanador y aun que a veces no nos lo parezca, es una de las mejores herramientas que tienen los niños para aprender casi de todo.
    Absolutamente de acuerdo. Tengo una hija con autismo de 12 años, le gusta muchisimo la música, y poniendo animalitos en las teclas, y con sus partituras de animales, está consiguiendo tocar el piano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito! Me gustaría verla hacerlo.

      Petonetes.

      Eliminar