miércoles, 30 de diciembre de 2015

domingo, 27 de diciembre de 2015

Entrevista personal a Yvonne Laborda para la revista MOOI


IMG_20151118_212346
ENTREVISTA PARA REVISTA MOOI
  • ¿Quién es Yvonne Laborda?
Soy madre de dos hijas y un hijo. Soy esposa, escritora y  terapeuta Humanística-Holística Gestáltica y asesora en temas de Crianza con Consciencia y Aprendizaje Autónomo. Actualmente, estoy en la formación profesional de la construcción de la Biografía Humana junto a Laura Gutman. En mi trabajo combino la Biografía Humana con la Gestalt. 

Junto con Maria José Cifuentes soy facilitadora y cofundadora del espacio virtual de Crecimiento Personal y de Apoyo Emocional: La Tribu de Madres Conscientes.

Doy conferencias y charlas e imparto cursos, talleres y asesoro sobre Crianza con Conciencia, Crecimiento Personal, Comunicación no Violenta, Educación y Aprendizaje Autónomo (homeschooling-unschooling). Fui profesora durante 15 años. Mi especialidad es ayudar a las madres a ser la madre que sus hijos necesitan que sea. También ayudo a padres y madres de niños no escolarizados y profesores conscientes que quieren acompañar a los niños de un modo distinto. Respetando sus ritmos, intereses y permitiéndoles ser quienes han venido a ser. Además trabajo con parejas y familias.

Soy una apasionada de la psicología humanista y del comportamiento humano en general. Llevo más de veinte años estudiando e investigando sobre estos temas. Todo lo relacionado con el comportamiento de la mente y el mundo emocional tanto de los adultos como de los niños es mi pasión. Entender por qué somos como somos y el por qué hacemos o dejamos de hacer lo que hacemos tiene mucho que ver con cómo nos criaron a nosotros de niños. Hay patrones, automáticos, creencias, introyectos que vamos arrastrando de generación en generación. En nuestras manos está el querer cambiar eso o seguir igual. Mi elección fue cortar la cadena y cambiar. Dar lo que no tuve me sanó y prometí compartirlo.

  • ¿Qué es “La Tribú de Madres Conscientes”? ¿Qué hacéis, para qué lo hacéis?

La TRIBU DE MADRES CONSCIENTES es un espacio virtual en donde madres de habla hispana de todo el mundo nos reunimos, encontramos y compartimos información y en el cual damos apoyo emocional sobre Educación y Crianza Consciente. Se trata de un espacio íntimo y muy personal que como facilitadoras nutrimos todos los días con información exclusiva en forma de cortitos vídeos que grabamos nosotras con mensajes muy inspiradores y que invitan a la reflexión personal, hay seminarios, talleres, pdf´s, audios, las madres que forman parte de la TRIBU  tienen acceso directo a mí, Yvonne Laborda y a Maria José Cifuentes, para cualquier tipo de consulta. Reciben respuesta y apoyo de forma casi inmediata, tanto nuestra como del resto de compañeras que forman la TRIBU. Actualmente somos 95 madres y la aportación mensual es de tan sólo 20 euros. Hay una gran dedicación y no podíamos seguir haciéndolo altruistamente.
Es importante resaltar el hecho de que la información es exclusiva ya que es material que nosotras preparamos para la TRIBU atendiendo a las necesidades de las integrantes.  Este material no puede encontrarse en ningún otro lugar. Cada mes abordamos un tema estrella además de ir trabajando los emergentes, dudas y preguntas que puedan surgir del día a día con nuestros hijos, la crianza, la pareja o los familiares, el colegio, la educación en casa… Algunos temas han sido: LA LIBERTAD Y EL RESPETO, LA PRESENCIA y la CONEXIÓN EMOCIONAL, LA MOTIVACIÓN y LAS HABILIDADES, LA ALIMENTACIÓN Y LAS EMOCIONES, LA PAREJA… Seguimos con temas como las RABIETAS y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, la relación con nuestra propia MADRE… Los temas se eligen entre todas las integrantes. La TRIBU DE MADRES CONSCIENTES, es un peldaño más en nuestro propósito de empoderar y acompañar emocionalmente a las madres de todo el mundo que quieran iniciarse o continuar en este camino de la Educación y Crianza Consciente. Es nuestra contribución a que el mundo sea un lugar mejor para nuestros hijos.
La TRIBU funciona en forma de  suscripción mensual (20 euros al mes) y la suscripción termina en el momento que cada una decida. Os invitamos a probarla un mes.
Ser facilitadoras de la TRIBU DE MADRES CONSCIENTES es una de las labores más gratificantes que he realizado. No es fácil explicar en palabras la sensación que produce ver las transformaciones de las mamás, los cambios que están introduciendo en sus familias y las nuevas relaciones que están creando con sus hijos.

Lo que más me motivó a crear la Tribu junto con Maria José fue el hecho de que necesitaba hacer las cosas desde otro lugar, un poco distintas a como mis padres lo habían hecho conmigo. Mi infancia fue un poco difícil. En mi propia experiencia como hija y posteriormente como madre y al haber sido profesora y actualmente Terapeuta, veo la influencia que nuestra infancia puede llegar a tener en los adultos que nos convertimos. Primero me interesé por la Crianza Consciente y luego por el Aprendizaje Autónomo como madre de mis 3 hijos. Luego me formé como Terapeuta Gestaltica y asesora en temas de Crianza Consciente y con la Formación de la Biografía Humana de Laura Gutman quiero y necesito dar voz a los niños que fuimos y a los hijos que tenemos. Ese es mi gran propósito.
  • ¿Cuál es la verdadera esencia de la educación?

Educar es extraer del otro, dejar salir y florecer y no el hecho de querer introducir conocimientos académicos en el otro. Los niños ya son un todo y lo ideal sería permitir que ese todo se manifieste.  Ellos ya vienen conectados con su esencia. Somos los adultos y el entorno quienes les desconectamos de su verdadero ser. Salirse del sí mismo es un gran esfuerzo para el alma infantil ya que el niño debe reprimir aquello que es genuino: sus intereses, pasiones, ritmos e incluso su necesidad motriz.

Las emociones también son muy importantes a la hora de poder aprender. Las emociones afectan a toda la vivencia infantil. Desde el juego, la alimentación, las relaciones con iguales y posteriormente al aprendizaje formal. Las emociones pueden generar la guerra o la paz. Para que un niño pueda aprender libremente necesita sentir que sus necesidades son respetadas, satisfechas en la medida de lo posible y escuchadas por los adultos referentes. Un niño respetado, feliz y seguro de sí mismo aprende más y mejor.

  • ¿Por qué –a estas alturas- en España no están reconocidas las distintas alternativas educativas que existen? ¿llegará algún día?

No sabría decir por qué exactamente, en España, no están reconocidas todas estas alternativas. Las escuelas alternativas y los proyectos educativos holísticos empiezan a tener un poco más de voz y mirada. No obstante, aún falta mucho para que la educación, en general, sea más acorde a las verdaderas necesidades infantiles.

Lo que no está reconocido todavía en España es el Homeschooling o el Unschooling (la no escolarización de los hijos a ningún centro educativo). En  casi todos los países europeos, algunos de latino América, Canadá, Estados Unidos, Australia…  está opción educativa está totalmente reconocida y regulada. Incluso añadiría que grandes universidades prestigiosas como Oxford, Cambridge, Yale, Harvard y Stanford tiene un porcentaje de libre acceso para alumnos que han sido educados en casa autónomamente. Reconocen esta opción educativa y la valoran.

Si me dejarán y me invitarán a hablar sobre este tema con los políticos o en la televisión seguro que poco a poco nos podríamos ir abriendo a estas nuevas formas de educar. Hay como un miedo a permitir que las personas seamos nosotros mismos. El colectivo ya ha salido en programas televisivos e incluso yo misma y mi familia hemos salido varias veces por televisión y también estuve en los estudios televisivos de tele 5 en Madrid en un programa de mucha audiencia pero no se me dejó hablar con profundidad y luego en privado me dijeron que España aún no está preparada para estos temas. Esto no es verdad. Hago un llamamiento desde aquí a que sí se nos dé más voz  para que podamos dar voz a los niños…

  • El sistema educativo actual está necesitado…
La enseñanza formal tradicional hace que el niño tenga que reprimir gran parte de sus ritmos internos, su curiosidad, creatividad, motivación, intereses… ya que debe adaptarse al grupo o al profesor. Esta despersonalización debido a tener que hacer todos lo mismo al mismo momento, del mismo modo  y al mismo ritmo nos aleja totalmente de nuestro verdadero ser, de nuestros verdaderos intereses, deseos, ilusiones, pasiones y talentos. Llegamos a la adolescencia totalmente desconectados y sin saber quiénes somos, de dónde venimos y mucho menos a donde queremos y deseamos ir. Esto es un verdadero desastre ecológico para la humanidad. El aprendizaje dirigido y forzado no favorece el verdadero propósito que cada niño lleva dentro de sí. Los unifica y los separa y desconecta de quienes realmente han venido a ser. Los centros de enseñanza convencionales están organizados para el día a día de los adultos no del niño. No favorece el despliegue de la creatividad más bien la reprime. Los centros culpan a los padres y los padres se quejan de los centros. Y los niños son los rehenes. Nadie mira al niño ni a sus verdaderas necesidades. Hay que buscar soluciones a favor del desarrollo de los niños y no en su contra. Darles más voz y mirada.
¿Qué es lo que podemos hacer  por nuestros hijos o por los demás niños? No olvidemos que los niños no son recipientes vacíos que hay que llenar. Ya vienen llenos y deberíamos permitir que florezca lo que ya llevan dentro.

Lo más importante no es si los niños van a una escuela convencional, alternativa o libre. O si son educados en casa académicamente o autónomamente respetando sus ritmos e intereses. No hay una mejor manera. Cada niño tiene necesidades diferentes. Lo importante es que cada niño pueda conectar con quien es y desplegar ese ser que ha venido a ser.

  • ¿Cómo aprendemos realmente?
De bebes aprendemos viendo, oyendo, sintiendo, oliendo, tocando, mordiendo… (con los sentidos). Sabemos si mamá está contenta, enfadada, preocupada… por la expresión de su cara o por su tono de voz. Sabemos si tenemos hambre, frío, calor… cuando nos sentimos mal, incomodos,hambrientos…
De niños aprendemos imitando, simbolizando, jugando, copiando, experimentando, equivocándonos… Aprendemos a hablar interiorizando el/los idiomas que los adultos hablan en nuestro entorno. Aprendemos e imitamos, también interiorizando, hábitos, reglas y normas sociales al observar a mamá y papá relacionarse entre ellos y con los demás. Con el juego libre podemos simbolizar lo vivido y así entender mejor el mundo que nos rodea. Metiendo, sacando, tirando, pesando, mojando, abriendo, cerrando, corriendo, saltando… podemos experimentar cambios en nosotros y ver como las cosas, los animales, o las personas… se comportan y/o reaccionan.
Al ir creciendo y madurando tanto mentalmente, físicamente como emocionalmente nuestras conexiones neuronales con todo lo que nos rodea ya son significativas y de vital importancia y necesarias para nuestro aprendizaje posterior. Es cuando todo se va inter-conectando. Una cosa está ligada a otra y esa otra a muchas más.
Una simple palabra, una canción, una pregunta, una respuesta, una película, un libro, un olor, un sabor, un sonido, una imagen… despierta un interés o un recuerdo y “zas” empezamos a aprender. Parece que no pueda ser tan simple, ¿verdad?
Cuanto más sabemos sobre algo en concreto, más podemos aprender. La nueva información tiene más sitios donde conectarse (meterse en nuestra mente). Se identifica mejor con lo que ya sabe.

El sistema límbico, o lo que es lo mismo, el cerebro emocional necesita ser estimulado para poder aprender y hacer las conexiones neuronales necesarias. Cuando un niño está estresado, preocupado, siente ansiedad, miedo, culpa o no se siente feliz ni está a gusto los niveles de cortisol y adrenalina se disparan y suben. Por tanto, hay una pérdida de riego sanguíneo en la base pre-frontal cerebral que nos bloquea la conexión neuronal y nos hace sentir que no podemos o no valemos… Dicho de otro modo, cuando un niño se siente feliz, valorado, tenido en cuenta, escuchado, seguro… los niveles de beta-endorfina suben y hay más riego sanguíneo en la base pre-frontal, por tanto aprender es más fácil al estar conectados con la creatividad y el ser esencial… Mario Alonso Puig lo explica muy bien y en una resonancia funcional magnética se pueden comprobar dichos niveles y sus efectos.

Para poder aprender tenemos que tener interés, pasión y motivación intrínseca (la que nos viene de dentro, del corazón y no la motivación externa por medio de premios, amenazas y castigos). Los niños no necesitan ser motivados externamente o recompensados con premios o castigos para aprender. Los niños desconectados son los que no podrán saber que les gusta o qué les interesa. Donde hay un verdadero interés hay aprendizaje. No se puede aprender sin interés sino más bien sólo memorizamos. Y lo memorizado se acaba olvidando. Los niños aprenden más y mejor cuando están interesados en aquello que quieren o necesitan aprender. Para que un niño pueda interesarse por algo necesita poder ver, experimentar, preguntar… a su ritmo. Aprender es más emocional que racional. Las emociones juegan un papel fundamental en el aprendizaje. La creatividad sale de la pasión y no del razonamiento. Las pasiones salen del corazón del ser esencial. No hay nada que un niño pueda aprender de verdad que no sea desde su interior.

El niño como mejor aprende es vivenciando y experimentando. El aprendizaje formal es muy teórico y muy poco real y natural. Hay niños físicos, musicales, manuales, creativos, mentales, naturistas… Howard Gardner ya nos habla de las inteligencias múltiples y el cómo hay diferentes formas de aprender lo mismo.

  • Creemos firmemente que transformar nuestro sueño en profesión se logra –entre otras cosas- combinando nuestros intereses, aptitudes y talentos. ¿Cómo contribuye la educación a despertar estos valores? ¿Qué relación guarda la educación del “no dejar ser” con el alto nivel de desempleo en España?

Realmente no permitimos que ese ser se manifieste y de paso a esas pasiones. Podrá memorizar e introducir conceptos académicos que luego olvidará o no le servirán. Hay niños que han ido a escuelas convencionales durante años y acaban recordando muy poco porque nada de eso les interesaba ni lo necesitaban. John Holt ya lo decía: “Muy poco de lo que se enseña en la escuela se aprende, muy poco de lo que se aprende se recuerda y, por último, muy poco de lo que se recuerda se usa”. Un niño conectado podrá aprender a los 12 años una regla de 3 simple en 5 minutos y recordarla el resto de su vida.

En resumen, para poder tener acceso al ser esencial de cada niño y a sus talentos innatos sería necesario dejarles conectar con sus propios ritmos y pulsos. Además de propiciar un ambiente seguro emocionalmente hablando.Acompañarles desde quienes ya son, desde el lugar de dónde vienen y permitirles llegar a dónde quieren y desean llegar.

  • ¿Cuál es la base de toda felicidad y paz interior?

En mi opinión, la paz y la felicidad radican en poder ser quienes realmente somos y llegar a ser quienes hemos venido a ser. Parece muy simple decir esto sin embargo desde muy pequeños ya nos van diciendo lo que tenemos que hacer, cómo tenemos que hacerlo y a qué ritmo. Hoy en día todo va muy rápido y muchos adultos necesitamos que los niños crezcan también rápido y no se les da tiempo de ser niños el tiempo que realmente deben serlo. Alejarnos desde bien pequeños de nuestros ritmos, deseos, intereses, pasiones, curiosidad, motivación… tiene consecuencias a largo plazo. Al no poder ser quienes realmente somos por tener que cumplir las expectativas de mamá, papá o el profesor nos volvemos personas inseguras y dudosas y el gran desastre ecológico es que seguiremos desconectados el resto de nuestra vida adulta sin muchas veces saber quién somos realmente, qué queremos realmente y viviendo la vida que otros han decidido por nosotros. Lo más lamentable de esta triste realidad es que la gran mayoría no somos conscientes de ello y no comprendemos porque nos pasamos gran parte de nuestra vida adulta buscando y necesitando la aprobación de los demás para sentirnos bien, fomentando la autoestima y la seguridad que no tenemos hoy pero que un día sí tuvimos pero nos fue arrebatada por tener que adaptarnos a los adultos y a su entorno.

Ser bebes es necesario para poder ser niños. Ser niños es necesario para poder llegar a ser adolescentes. Ser adolescentes es necesario para poder ser adultos. Cada etapa está diseñada para ser vivida no para que sea la preparación para la próxima. Nos pasamos la infancia preparándonos para ser adolescentes y nos pasamos la adolescencia preparándonos para ser adultos. Yo me pregunto y cuando vamos a dejar a los niños simplemente ser niños el tiempo que dura la niñez? La infancia es la etapa más corta de un individuo. No obstante, es la que nos marcará para el resto de nuestra vida.

Si realmente queremos tener paz interna tenemos que poder reconectar con ese ser interno que todos tenemos pero que hemos perdido y olvidado.

No es casual que mi especialidad como terapeuta sea precisamente la influencia de nuestra infancia en el adulto que somos. Después de una gran indagación personal, trabajar con niños 15 años y de formarme como terapeuta pude recuperar a mi niña interior y conectar con la mujer que realmente soy y hoy en día mi voluntad y pasión son compartir todo lo aprendido y ayudar a otras personas, principalmente madres, a ser las mamas que sus hijos necesitan que sean.

  • ¿Recomendarías soñar despierto?

Por supuesto que recomiendo soñar despierto y desear desde lo más profundo de nuestros corazones. Soñad todo aquello que realmente os mueve por dentro. Hablad de ello, escribir sobre ello, compartirlo y lo podréis crear.

Hace 20 años mi gran sueño fue poder estar haciendo lo que actualmente estoy haciendo. Quería cambiar mi vida radicalmente, ser de otra manera, entender mi pasado, formar mi propia familia, dedicarme a lo que realmente me apasiona que es hablar y escribir. Quería hablar y escribir sobre todo lo que yo he aprendido y de cómo ser madre me ha hecho ser mejor persona. Quería ayudar a otras madres y personas a cambiar aquello de sus vidas que les estaba haciendo sufrir.

Dar lo que no se tuvo duele. Poder llegar a dar a mis hijos y mi pareja lo que yo no tuve me ha sanado y prometí compartirlo. Por eso me dedico a dar voz a los niños y niñas que todos fuimos para luego poder dar voz a nuestros hijos y niños en general.

Cambiar es posible, y más de una vez en la vida, pero primero hay que creer en ese sueño y el siguiente paso nos lo dará la vida. Cuando realmente estemos preparados empezarán a aparecer las personas y las experiencias necesarias para cada uno de nosotros. No es casual que estés leyendo esto ni que yo lo haya escrito precisamente para ti. Gracias por darme la oportunidad de compartir quien soy.
NOTA: Este mes de diciembre hemos tratado el tema de la MADRE en la tribu. En Enero vamos a tratar como tema estrella el Cerebro Humano y el Aprendizaje. Te invito a unirte y ya sabes que cuando entras tiene todo el material del mes presente y del anterior. No te pierdas la oportunidad de disfrutar del tema de la MADRE y del CEREBRO:
Ya somos casi 100 madres las que estamos disfrutando de un Cambio de Paradigma en la Crianza y Educación de nuestros hijos.







jueves, 17 de diciembre de 2015

El perdón a nuestra madre no es siempre necesario para estar en paz.

SOPLOS DE AIRE FRESCO 



Pregunta de una compañera de la Tribu de Madres 

Conscientes y respuesta de Yvonne Laborda 


Pregunta: ¿Cómo se consigue perdonar a una madre 

cuando ya te has dado cuenta de todo el daño que te ha 

hecho de pequeña? 

Yvonne: El perdón no siempre es necesario ni posible... 

Y el simple hecho de saber que no HAY QUE perdonar 

para liberarnos de "eso" es liberador. Alice Miller, en su 

libro "El saber proscrito" hablo sobre la NO necesidad 

de perdonar. Hay quienes necesitamos perdonar para 

estar en paz y hay quienes ese perdón les esclaviza y los 

ahoga sobre todo en casos de mucha violencia activa, 

abusos sexuales o abandonos... Lo más importante es 

hacernos cargo de la niña que fuimos desde la adulta que 

somos. Mamá ya NUNCA, nunca, nunca... nos dará lo que 

necesitábamos de niñas por qué ahora somos adultas... La 

adulta NO necesita de mamá. Es la niña interior herida 

que sigue pidiendo desplazadamente HOY lo que no tuvo... 

El rencor, la rabia y el odio son legítimos y debemos 

darnos el permiso de sentirlos... Son emociones 

necesarias y las tuvimos que reprimir mucho... Una vez 

podemos sentir ese rencor y vamos comprendiendo 

podremos amar al otro o simplemente el otro dejará de 

molestarnos con su actitud... No es necesario que el otro 

cambie para que estemos NOSOTRAS bien. Podemos 

estar bien a pesar de cómo mamá sea o nos trate... Poner 

distancia ayuda a algunas... Yo en sesiones de terapia 

propongo e intento acortar el máximo la distancia entre 

nuestra niña y la adulta y permitir todas las emociones es 

vital...

Quieres formar parte de la TRIBU DE MADRES CONSCIENTES : CLICK

sábado, 12 de diciembre de 2015

Este mes tema estrella en la Tribu de Madres Conscientes: LA MADRE


Quiero dar las gracias a las casi 100 madres que forman parte de la TRIBU DE MADRES CONSCIENTES. Este proyecto de apoyo mutuo y emocional en la Crianza y Educación Consciente empezó siendo un sueño y después de 8 meses es una realidad para muchas madres. Está ayudando a darnos cuenta y a tomar conciencia de qué es lo que nos aleja o imposibilita llegar a ser la madre que nuestros hijos necesitan que seamos... Las reuniones de Apoyo Mutuo son cada vez más emotivas y la conexión emocional, la intimidad y seguridad que se genera es sanadora y nos ayuda a dar esos pasos o hacer esos cambios que deseamos. Poco a poco cada una desde el lugar donde está va avanzando...  GRACIAS A TODAS Y CADA UNA DE VOSOTRAS por hacerlo posible... 

Compartir con vosotras mi experiencia personal y profesional me llena mucho y me ayuda a seguir empoderada y a mantenerme en el lugar que deseo estar.

Un GRACIAS muy especial a mi GRAN compañera de camino Maria José Cifuentes. Sin ella esto no sería posible...  

Si te apetece unirte y probar un mes: CLICK

martes, 24 de noviembre de 2015

Entrevista a Yvonne Laborda en una radio Colombiana RCPC

Aquí os dejo la entrevista que me hicieron el pasado sábado por la tarde. Fue un placer poder volver a hablar sobre aspectos tan importantes como: 
  • El dar voz a los niños
  • La importancia de respetar sus necesidades y ritmos 
  • La gran influencia de nuestra propia infancia
  • La necesidad de un Cambio de Paradigma



CLICK para escuchar la entrevista:    CELEBRA-CRIANZA CONSCIENTE

jueves, 19 de noviembre de 2015

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Entrevista a Yvonne Laborda en la prensa local de Lleida.

En septiembre estuve unos días en Catalunya, España, de vacaciones y estuve dando un par de charlas (en Lleida y Vilafranca del Penedés) sobre la influencia de nuestra infancia: "La hija que fuimos, la madre que somos...". El periódico local el Segre de Lleida tiene un especial los domingos y me entrevistaron aprovechando mi visita.










domingo, 8 de noviembre de 2015

LA HIJA QUE FUI, LA MADRE QUE SOY. LA INFLUENCIA DE NUESTRA INFANCIA

Aquí os comparto la charla que dí el mes de septiembre en Vilafranca del Penedés en Cataluña, España. En ella hablo de la influencia de nuestra infancia. Todo aquello que nos imposibilita llegar a ser las madres o padres que nuestros hijos necesitan que seamos.
  • ¿Por qué nos cuesta tanto estar presentes?
  • ¿Por qué solemos mirar su comportamiento y no cómo se sienten?
  • ¿ Qué hay detrás de nuestros enfados y reacciones emocionales?
  • ¿Cómo poder conectar con la niña/hija que fuimos?
  • ¿Cómo sanar viejas heridas?
  • ¿Cómo reconectar con nuestros hijos?
Y mucho más... Aquí la tenéis:

martes, 20 de octubre de 2015

¿Cuál es la base de toda felicidad y paz interior?

Hace unos días me han entrevistado para una revista y quiero compartir estas dos preguntas que me hicieron entre muchas otras (en cuanto salga la entrevista completa la comparto).
Untitled design (21)

¿CUÁL ES LA BASE DE TODA FELICIDAD Y PAZ INTERIOR?

En mi opinión, la paz y la felicidad radican en poder ser quienes realmente somos y llegar a ser quienes hemos venido a ser. Parece muy simple decir esto sin embargo desde muy pequeños ya nos van diciendo lo que tenemos que hacer, cómo tenemos que hacerlo y a qué ritmo. Hoy en día todo va muy rápido y muchos adultos necesitamos que los niños crezcan también rápido y no se les da tiempo de ser niños el tiempo que realmente deben y necesitan serlo. Alejarnos desde bien pequeños de nuestros ritmos, deseos, intereses, pasiones, curiosidad, motivación… tiene consecuencias a largo plazo. Al no poder ser quienes realmente somos por tener que cumplir las expectativas de mamá, papá o el profesor nos volvemos personas inseguras y dudosas y el gran desastre ecológico es que seguiremos desconectados el resto de nuestra vida adulta sin muchas veces saber quién somos realmente, qué queremos realmente y viviendo la vida que otros han decidido por nosotros. Lo más lamentable de esta triste realidad es que la gran mayoría no somos conscientes de ello y no comprendemos porque nos pasamos gran parte de nuestra vida adulta buscando y necesitando la aprobación de los demás para sentirnos bien, fomentando la autoestima y la seguridad que no tenemos hoy pero que un día sí tuvimos pero nos fue arrebatada por tener que adaptarnos a los adultos y a su entorno.

Ser bebes es necesario para poder ser niños. Ser niños es necesario para poder llegar a ser adolescentes. Ser adolescentes es necesario para poder ser adultos. Cada etapa está diseñada para ser vivida no para que sea la preparación para la próxima. Nos pasamos la infancia preparándonos para ser adolescentes y nos pasamos la adolescencia preparándonos para ser adultos. Yo me pregunto: ¿cuando vamos a dejar a los niños simplemente ser niños el tiempo que dura la niñez? La infancia es la etapa más corta de un individuo. No obstante, es la que nos marcará para el resto de nuestra vida.

Si realmente queremos tener paz interna tenemos que poder reconectar con ese ser interno que todos tenemos pero que hemos perdido y olvidado.

No es casual que mi especialidad como terapeuta sea precisamente la influencia de nuestra infancia en el adulto que somos. Después de una gran indagación personal, trabajar con niños 15 años como profesora y de formarme como terapeuta pude recuperar a mi niña interior y conectar con la mujer que realmente soy y hoy en día mi voluntad y pasión son compartir todo lo aprendido y ayudar a otras personas, principalmente madres, a ser las mamas que sus hijos necesitan que sean. En la Tribu de Madres Conscientes, junto a Maria José y 95 madres más lo estamos consiguiendo.

¿RECOMENDARÍAS SOÑAR DESPIERTO?

Por supuesto que recomiendo soñar despierto y desear desde lo más profundo de nuestros corazones. Soñad todo aquello que realmente os mueve por dentro. Hablad de ello, escribir sobre ello, compartirlo y lo podréis crear.
Hace 20 años mi gran sueño fue poder estar haciendo lo que actualmente estoy haciendo. Quería cambiar mi vida radicalmente, ser de otra manera, entender mi pasado, formar mi propia familia, dedicarme a lo que realmente me apasiona que es hablar y escribir. Quería hablar y escribir sobre todo lo que yo he aprendido y de cómo ser madre me ha hecho ser mejor persona. Quería ayudar a otras madres y personas a cambiar aquello de sus vidas que les estaba haciendo sufrir.
Dar lo que no se tuvo duele. Poder llegar a dar a mis hijos y mi pareja lo que yo no tuve me ha sanado y prometí compartirlo. Por eso me dedico a dar voz a los niños y niñas que todos fuimos para luego poder dar voz a nuestros hijos y niños en general.
Cambiar es posible, y más de una vez en la vida, pero primero hay que creer en ese sueño y el siguiente paso nos lo dará la vida. Cuando realmente estemos preparados empezarán a aparecer las personas y las experiencias necesarias para cada uno de nosotros. No es casual que estés leyendo esto ni que yo lo haya escrito precisamente para ti. Gracias por darme la oportunidad de compartir quien soy.
TRIBU DE MADRES CONSCIENTES: CLICK 

miércoles, 14 de octubre de 2015

Richard Gerve: Los deberes no benefician a los niños.

Richard Gerver (Londres, 1969) es de los pocos padres que no echan pestes de la PlayStation. Sus hijos utilizan los videojuegos y las redes sociales para estudiar y practicar idiomas y él les suele citar en sus conferencias para expresar cómo, en un mundo que cambia a gran velocidad, los jóvenes se están sirviendo de la tecnología para explorar nuevas formas de aprendizaje.
'Emprendedores de éxito han suspendido exámenes finales. Steve Jobs dejó la universidad'
Este profesor, uno de los más influyentes a nivel mundial, defiende que "los alumnos aprenden mejor si se sienten implicados", al tiempo que arremete contra los deberes y contra los exámenes. Cuando era director de colegio, convirtió la Grange Primary School, una de las peores de Reino Unido, en un ejemplo de innovación. Fue asesor de política educativa de Tony Blair y Premio Nacional de Enseñanza en su país. Estos días ha estado en Madrid, participando en el Congreso de Mentes Brillantes.



España tiene una tasa de abandono escolar temprano del 22%, la más alta de la UE. ¿Qué les pasa a nuestros estudiantes?
El sistema educativo español es uno de los más tradicionales del mundo y ocurre como con la educación durante la era industrial, en que se perseguía controlar la producción: se da a todos los alumnos el mismo mensaje y se les examina de la misma forma. Pero nuestros hijos son la generación más sofisticada de consumidores de la historia, sobre todo en tecnología. Conocen mucho más el mundo que nosotros a su edad. Ya no basta con atraparlos en clase, lo que necesitamos es un sistema que exprima lo mejor de cada uno. A pesar de que los niños tienen un instinto natural para aprender, el sistema actual hace aburrido el aprendizaje. Si creamos sistemas divertidos y estimulantes, los alumnos querrán seguir en las aulas.
El propio ministro de Educación, José Ignacio Wert, reconoce que nuestro modelo es excesivamente memorístico y rígido. ¿Puede estar aquí parte del problema?
Sí, por supuesto. El sistema aún cree en el mero proceso de memorizar y repetir información. Es un círculo vicioso porque los políticos les dicen a los profesores que evalúen así a los alumnos y a ellos les evalúan de la misma manera. Lo que necesitamos son políticos que digan: "Vamos a diseñar un nuevo sistema". Estamos constantemente parcheando modelos que no funcionan, en vez de crear uno nuevo.
Los partidos de la oposición han acordado derogar la séptima ley educativa en democracia, la Lomce, en cuanto el PP pierda su mayoría absoluta. ¿Hace falta un Pacto de Estado por la Educación?
Hay que huir de los sistemas que cambian cada cuatro años, cuando lo hace el Gobierno. En Finlandia han hecho un acuerdo entre los políticos y en 12 años no han modificado su sistema educativo.
¿Qué opina de las reválidas, pruebas externas, nacionales y estandarizadas al final de cada etapa educativa que ha recuperado Wert?
La mayoría de los países tiene estas pruebas, pero el problema es que miden sólo un tipo de inteligencia. La sociedad aún cree que la forma en que haces el examen define lo inteligente que eres, pero muchos emprendedores de éxito tienen en común que suspendieron estas pruebas finales.Steve Jobs, cofundador de Apple, abandonó la universidad, mientras que Richard Branson, de Virgin, dejó de estudiar a los 16 años. Necesitamos un sistema educativo que sea capaz de medir las inteligencias múltiples, no sólo las habilidades para superar un examen.
Si no hay exámenes, ¿cómo se evalúa lo que aprende el alumno?
Los exámenes son fáciles de gestionar, pero esto no significa que estén bien. Deberíamos ver el progreso del niño en un ámbito general, su desarrollo emocional, creativo y colaborativo, así como sus habilidades interpersonales.
¿No es un riesgo primar las habilidades frente a los conocimientos?El aprender a aprender ha provocado que los niños no tengan ni idea, por ejemplo, de los nombres de los presidentes del Gobierno o de quiénes eran los Reyes Católicos.
No hay que elegir entre una cosa u otra. Si se hace bien, habilidades y conocimientos van unidos. El conocimiento es importante, pero el sistema educativo se ha centrado sólo en él y se ha olvidado de las habilidades. Y el conocimiento por sí solo no significa nada. No es tan importante que los niños no recuerden los nombres de los presidentes del Gobierno porque pueden encontrarlos en Google, pero sí lo es más que sepan cómo funciona Google.
Dice que los niños de hoy están expuestos a más cosas y que eso ha cambiado su perspectiva del mundo. Los críos tienen más información que nunca, pero ¿saben clasificarla y darle la importancia debida?
Desde luego que no, porque no les estamos enseñando a clasificar esa información. Hay que enseñarles a hacerse preguntas, a ponerse retos, a investigar la información.
Los padres se quejan de que sus hijos tienen demasiados deberes. ¿Hasta qué punto son útiles?
Nunca he entendido el valor de los deberes. En mi opinión, se inventaron para que el niño tenga algo que hacer cuando llega a casa y para que los padres puedan ver qué es lo que hace en el colegio. Ninguna de estas razones beneficia a los niños. No he visto ningún informe serio que diga que son beneficiosos para el progreso de los niños. De hecho, en China están empezando a quitarlos en Primaria. No digo que los videojuegos sean buenos todo el rato, pero a mi hijo de 14 años le encanta jugar al FIFA en la consola, que tiene conectada a internet. Ha empezado a decir frases en ruso, español y alemán porque habla con los chicos con los que juega, que son de otros países. Es un buen ejemplo de cómo aprenden por sí mismos. Confiemos en ellos y dejemos que hagan lo que les interesa en su tiempo libre. Quiero que jueguen en la calle y que tengan tiempo para estar con sus padres, para hablar entre ellos, para leer libros... y no pueden hacerlo con dos o tres horas de deberes al día.
Como defensor de las nuevas tecnologías en la educación, ¿qué le parece la asignatura de Programación de Videojuegos que ha estrenado la Comunidad de Madrid?
[Sonríe] Alguien les debió de decir: "Ponles a aprender videojuegos, que ahí es donde está el dinero", pero lo que ocurrirá es que en unos años tendremos tantos programadores que ya no será una carrera rentable. Además, para cuando dejen la escuela, el lenguaje de programación será totalmente distinto. Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, no sabía de programación, pero sí entendía la naturaleza humana. Para salir de la crisis, España necesita una generación de emprendedores que cree sus propios negocios.

FUENTE: http://www.elmundo.es/espana/2014/11/15/546662c8e2704e696f8b4571.html

miércoles, 7 de octubre de 2015

HESFES 2015



                                    HESFES 2015: Este año hemos preparado este vídeo.



Os quiero compartir nuestra experiencia en Gales este verano.

Un año más hemos estado en el festival más importante de  homeschoolers (familias que no escolarizan a sus hijos) de Europa. No obstante, las familias con niños escolarizados son muy bienvenidos también. Este año, y la próxima edición en 2016, Hesfes tuvo y tendrá lugar en PembreyCountry Park en Gales.


Hay un sinfín de actividades al aire libre y la convivencia es muy cercana e íntima. Todas las familias se alojan en tiendas, caravanas, campers, tipis, yurtas, carros… las cuales ellos mismos traen. Es una acampada con facilidades de baños y duchas. Todo tiene lugar al aire libre. Hay muchas carpas enormes por si llueve.

Este ha sido nuestro quinto año y la verdad es que cada año nos sorprende y nos maravilla. Hace 18 años del primer encuentro. Andy y su familia, junto con otras familias voluntarias organizan este festival sin ánimo de lucro. Hoy en día los adolescentes tienen un gran protagonismo. Hay una zona de acampada para ellos que llaman “The teen camp”. También hay una zona más alejada para las familias con niños muy pequeños que llaman “The quiet area”.

Se reúnen más de 1400 personas. Mayoritariamente son familias residentes en el Reino Unido y de diferentes países europeos. Nosotros también hemos conocido algunas familias que viajaron desde Canada y Argentina para venir al Hesfes. Nosotros este año estamos viviendo en Escocia y nos llevó 9 horas en coche llegar. Los otros años veníamos desde Lleida, España y cruzábamos en coche toda Francia hasta llegar a Calais donde cogíamos el ferry hasta Dover, Inglaterra.

El encuentro son 8 días, siempre es la última semana de julio. Es muy asequible y el precio incluye tanto la estancia en tienda o caravana, según cada familia y todas las actividades y espectáculos y conferencias.

Hay talleres de todo tipo: barro, yeso, bronce, cuerda, piel, costura, teatro, cabaret, jam sessions para los adolescentes, carpa para los más pequeños, taller de sordo mudos, danza del vientre, bollywood, yoga y meditación por las mañanas, circo, malabares, juegos populares, percusión, danzas típicas africanas y populares, construcción de cohetes, carpintería artesana, speaker’s corner (lugar donde hay debates espontaneos sobre temas de interés), conferencias y debates sobre aprendizaje autónomo, necesidades especiales, testimonios de madres y padres educando sin cole, adolescentes y jóvenes adultos explicando su experiencia de vida sin cole… Cada año hay cosas nuevas y sorprendentes. También en años anteriores un padre trajo un cine solar y por las tardes o alguna noche se hacían sesiones de cine familiar. Por las noches se reúnen muchas familias alrededor de los fuegos ya que la temperatura de noche suele bajar bastante.



Es una experiencia muy enriquecedora para todos los miembros de la familia ya que los más pequeños tienen libertad para corretear, saltar jugar al aire libre o en las carpas. El ambiente es de mucho respeto por las necesidades de los niños y adolescentes. Se les escucha, se les prepara ambientes, zonas, lugares, intimidad… Me encanta ver que todo está pensado para poder llegar a cada edad y a cada necesidad. Los adultos también tienen sus lugares de retiro, las reuniones, las conferencias, los talleres, los debates, el yoga, la meditación... Hay madres que se reúnen a coser, hacer ganchillo o media. Hay padres jugando al basket y al foot o haciendo experimentos, los adolescentes tocando sus instrumentos todo el día… Por las noches nos reunimos y cocinamos juntos si así lo deseamos o nos retiramos pronto, según el día. Un lugar humano, respetuosa y muy pacifico. Cuando el ambiente es relajado casi no hay disputas ni conflictos… Hesfes es un gran ejemplo de convivencia.



Este año al ser en Pembrey, Gales, teníamos la playa a 5 minutos andando y esto fue un regalo añadido. Hicimos escapadas a la playa y la verdad es que fue una experiencia difícil de olvidar. Ya estamos pensando en volver.

Os invito a venir y si queréis os podéis poner en contacto conmigo para saber más.

Un abrazo familias y nos vemos en Hesfes 2016.


martes, 29 de septiembre de 2015

¿Por qué y para qué buscar alternativas educativas como el Homeschooling, el Unschooling o las escuelas libres y proyectos educativos?

Si lo que más nos preocupa e interesa es el bienestar físico, emocional e intelectual del niño y el hecho de que él o ella pueda llegar a ser la persona que ha venido a ser, nos daremos cuenta que para que él niño verdaderamente pueda conectar con su ser esencial más profundo necesitará de una mamá y un papá conectados emocionalmente con él y también el poder disponer de un entorno lo suficientemente seguro donde se le ayude a desplegar sus intereses, pasiones y talentos.

Educar es extraer del otro, dejar salir y florecer y no el hecho de querer introducir conocimientos académicos en el otro. Los niños ya son un todo y lo ideal sería permitir que ese todo se manifieste.  Ellos ya vienen conectados a su sí mismo. Somos los adultos y el entorno quienes les desconectamos de su verdadero ser. Salirse del sí mismo es un gran esfuerzo para el alma infantil ya que el niño debe reprimir aquello que es genuino: sus intereses, pasiones, ritmos e incluso su necesidad motriz.

Las emociones también son muy importantes a la hora de poder aprender. Las emociones afectan a toda la vivencia infantil. Desde el juego, la alimentación, las relaciones con iguales y posteriormente al aprendizaje formal. Las emociones pueden generar la guerra o la paz. Para que un niño pueda aprender libremente necesita sentir que sus necesidades son respetadas, satisfechas en la medida de lo posible y escuchadas por los adultos referentes.

El sistema límbico, o lo que es lo mismo, el cerebro emocional necesita ser estimulado para poder aprender y hacer las conexiones neuronales necesarias. Cuando un niño está estresado, preocupado, siente ansiedad, miedo, culpa o no se siente feliz ni está a gusto los niveles de cortisol y adrenalina se disparan y suben. Por tanto, hay una pérdida de riego sanguíneo en la base pre-frontal cerebral que nos bloquea la conexión neuronal y nos hace sentir que no podemos o no valemos… Dicho de otro modo, cuando un niño se siente feliz, valorado, tenido en cuenta, escuchado, seguro… los niveles de beta-endorfina suben y hay más riego sanguíneo en la base pre-frontal, por tanto aprender es más fácil al estar conectados con la creatividad y el ser esencial… Mario Alonso Puig lo explica muy bien y en una resonancia funcional magnética se pueden comprobar dichos niveles y sus efectos.

En resumen, para poder tener acceso al ser esencial de cada niño y a sus talentos innatos sería necesario dejarles conectar con sus propios ritmos y pulsos. Además de propiciar un ambiente seguro emocionalmente hablando. Acompañarles desde quienes ya son, desde el lugar de dónde vienen y permitirles llegar a dónde quieren llegar.

La enseñanza formal tradicional hace que el niño tenga que reprimir dichos ritmos ya que debe adaptarse al grupo o al profesor. Esta despersonalización debido a tener que hacer todos lo mismo al mismo momento, del mismo modo  y al mismo ritmo nos aleja totalmente de nuestro verdadero ser, de nuestros verdaderos intereses, deseos, ilusiones, pasiones y talentos. Llegamos a la adolescencia totalmente desconectados y sin saber quiénes somos, de dónde venimos y mucho menos a donde queremos y deseamos ir. Esto es un verdadero desastre ecológico para la humanidad. El aprendizaje dirigido y forzado no favorece el verdadero propósito que cada niño lleva dentro de sí. Los unifica y los separa y desconecta de quienes realmente han venido a ser. Los centros de enseñanza convencionales están organizados para el día a día de los adultos no del niño. No favorece el despliegue de la creatividad más bien la reprime. Los centro culpan a los padres y los padres se quejan de los centros. Y los niños son los rehenes. Nadie mira al niño ni a sus verdaderas necesidades. Hay que buscar soluciones a favor del desarrollo de los niños y no en su contra. Darles más voz y mirada. Tenemos que empezar a mirar por fuera del rebaño si realmente queremos que lleguen donde quieren ir. Hay que empezar a escuchar la voz del niño que nadie oye.

Nos cuesta confiar en el verdadero potencial humano ya que pocos confiaron en el nuestro. Cada vez hay mayor distancia entre la vivencia interna real de los niños y lo que se espera de ellos. Cuanta más distancia emocional haya entre la experiencia y la vivencia del niño y su entorno, menos podrá conocerse, comprenderse y desarrollarse.

¿Cómo aprende realmente un niño? 

Para poder aprender tenemos que tener interés, pasión y motivación intrínseca (la que nos viene de dentro, del corazón y no la motivación externa por medio de premios, amenazas y castigos). Los niños no necesitan ser motivados externamente o recompensados con premios o castigos para aprender. Los niños desconectados son los que no podrán saber que les gusta o qué les interesa. Donde hay un verdadero interés hay aprendizaje. No se puede aprender sin interés sino más bien sólo memorizamos. Y lo memorizado se acaba olvidando. Los niños aprenden más y mejor cuando están interesados en aquello que quieren o necesitan aprender. Para que un niño pueda interesarse por algo necesita poder ver, experimentar, preguntar… a su ritmo. Aprender es más emocional que racional. Las emociones juegan un papel fundamental en el aprendizaje. La creatividad sale de la pasión y no del razonamiento. Las pasiones salen del corazón del ser esencial. No hay nada que un niño pueda aprender de verdad que no sea desde su interior.

Realmente, ¿permitimos que esas pasiones se manifiesten? Podrá memorizar e introducir conceptos académicos que luego olvidará o no le servirán. Hay niños que han ido a escuelas convencionales durante años y acaban recordando muy poco porque nada de eso les interesaba ni lo necesitaban. John Holt ya lo decía: “Muy poco de lo que se enseña en la escuela se aprende, muy poco de lo que se aprende se recuerda y, por último, muy poco de lo que se recuerda se usa”. Un niño conectado podrá aprender a los 12 años una regla de 3 simple en 5 minutos y recordarla el resto de su vida.

Las escuelas alternativas, los hogares o los proyectos educativos deberían ser lugares donde los niños pudieran ser ellos mismos sin expectativas académicas de los adultos allí presentes. La mirada no debería estar en CÓMO de bien hacen algo sino en QUÉ es lo que están haciendo, qué les motiva, qué les interesa, qué les apasiona… Conseguir fomentar esas pasiones y no apagarlas debería ser la función real de la madre, padre o adulto acompañante. Identificar dichos talentos es fundamental. Todos venimos con algo para ofrecer a la humanidad aunque muy pocos logremos hacerlo realidad.

Algunos niños creen que no tienen talento ni pasión, que no valen, que no sirven para estudiar. Son niños adaptados, resignados, desconectados de un ser. Tuvieron que dejar de escucharse para obedecer y complacer a los profesores o los padres. Dejaron de poder ser ellos mismos y reprimieron todo lo que tenían para ofrecer al mundo. 

¿Como podemos recuperar a ese ser esencial escondido y dormido? 

Preguntando al niño o adolescente qué necesita, qué quiere, que desea, qué podemos hacer por él. Intentar recordar qué es eso que nos pedía y no escuchábamos: mirada, juego, conversación, amor, caricias, besos, atención, presencia, tiempo en exclusiva… Podemos empezar a dar todo eso que no pudimos anteriormente. Intentar dejarle ser él o ella misma sin juzgar lo que hace, cómo lo hace, cuándo lo hace y a qué ritmo lo hace… Interesarnos por lo que realmente le interesa. Y si está tan desconectado que parece que ya nada le interesa podemos empezar a proponer sin imponer y a involucrarnos más en su día a día y hacer más cosas juntos. Lo más importante es respetar los ritmos internos de sueño, hambre, juego, silencio, movimiento… Necesitará tiempo y libertad para poder aprender a escucharse y a confiar en su verdadero ser esencial. Necesitará de nuestra seguridad e intimidad emocional para poder confiar en nosotros y llegar a poder abrirse de nuevo. Para tener acceso a nuestro ser necesitamos conectar con la diversión, el juego, el placer, la motivación intrínseca, los intereses, deseos y pasiones. Y para ello un niño o adolescente necesita saber que eso que desea o necesita es válido, correcto y aceptado por los padres y demás adultos referentes. Sin seguridad emocional no hay conexión emocional. Muchos adolescentes desconectados eligen estudios o profesiones por descarte, por el sueldo, por la salida profesional, por complacer a los padres, por las notas… Muy pocos saben quiénes son realmente y que desean ofrecer o qué les gusta. Todos tenemos talentos y dones esperando ser vistos y esperando tener permiso para salir. La desconexión total de nuestro verdadero ser puede llevar a la depresión. 

En el proceso evolutivo y educativo estamos todos, no vale culpar la sociedad o las escuelas. Las escuelas son una necesidad social del adulto. Un niño no necesita de una escuela para aprender, crecer y desarrollarse. Necesita unos padres amorosos que le aceptan y le quieren por ser quien es. Necesita de un entorno seguro e interesante para poder ir interesándose por la vida. Necesita de otros adultos acompañando dichos intereses y fomentando de nuevos. En la primera infancia lo único que un niño necesita es poder jugar y jugar. Ese es el diseño original. Si los niños tuvieran la libertad de hacer lo que más necesitasen las 24 horas del día, en la primera infancia se pasarían el día entero jugando. Jugando es cómo aprenden sobre el mundo que les rodea. El niño mientras juega hace montones de conexiones, simboliza con el juego todo aquello que no entiende de este mundo, utiliza su imaginación para reproducir vivencias que le producen miedo o ansiedad. El juego, si es libre y no dirigido por el adulto, puede llegar a ser muy terapéutico, sanador y aunque a veces no nos lo parezca, es una de las mejores herramientas que tienen los niños para aprender casi de todo. Preguntémonos: ¿Qué es lo que podemos hacer  por nuestros hijos o por los demás niños? No olvidemos que los niños no son recipientes vacíos que hay que llenar. Ya vienen llenos y deberíamos permitir que florezca lo que ya llevan dentro.

El niño como mejor aprende es vivenciando y experimentando. El aprendizaje formal es muy teórico y muy poco real y natural. Hay niños físicos, musicales, manuales, creativos, mentales, naturistas… Howard Gardner ya nos habla de las inteligencias múltiples y el cómo hay diferentes formas de aprender lo mismo. Hay niños que prefieren leer sobre los temas que les gustan, hay quien les gusta ver un documental, hay quienes prefieren conversar o escuchar mientras alguien explica o lee. Hay niños que necesitan hacer algo con sus propias manos para poder comprenderlo mejor… Hay niños que calculan mentalmente mejor que con lápiz y papel, hay quienes les ayudan utilizar materiales didácticos, hay quienes siempre utilizaran las calculadoras… Aprender es emocional y no solamente racional e intelectual. Muchas escuelas sólo se fijan y se enfocan en lo académico e intelectual sin tener en cuenta el mundo emocional del niño ni sus verdaderas necesidades. Lo que un niño no necesita es estar seis u ocho horas desconectado de sí mismo haciendo lo que otros están decidiendo por él. Un niño realmente concentrado en aquello que le gusta e interesa es un niño conectado.

Lo más importante no es si los niños van a una escuela convencional, alternativa o libre. O si son educados en casa académicamente o autónomamente respetando sus ritmos e intereses. No hay una mejor manera. Cada niño tiene necesidades diferentes. Lo importante es que cada niño pueda conectar con quien es y desplegar ese ser que ha venido a ser.

¿Y si no podemos desescolarizarlo o llevarlo a una escuela alternativa?

Lo más importante para el niño es que su madre le sienta y le entienda. Si mamá puede sentir el mal estar o la desconexión del hijo y se la nombra y empieza a validar sus emociones el niño se sentirá tenido en cuenta, escuchado, seguro y comprendido. Aunque tenga que seguir yendo verá que su mamá sí se interesa por él y por lo que le pasa. La única verdad es aquello que el niño manifiesta. Debemos intentar ver aquello que le pasa al niño que es verdad. Tenemos que sentir lo que le pasa. Ponerle palabras y hacer algo al respecto.

NOTA: Este próximo mes de octubre 2015 vamos a tratar en la TRIBU DE MADRES CONSCIENTES este tema (aprendizaje formal y autónomo) junto con todos los demás  temas relacionados con la Crianza Consciente. Te invito a unirte: CLICK