sábado, 9 de junio de 2012

Unschooling es lo que hace que el aprendizaje autónomo sea posible.



Unschooling hace que el aprendizaje autónomo surja.

Hace un par de días una amiga mía me ha hecho reflexionar sobre los artículos que escribo y sobre el unschooling en general. Me ha comentado que comparte el 100% de lo que suelo decir y defender pero que faltan pruebas científicas. Me ha dicho que debería dar referencias de autores como Piaget, Montessori… Ella me ha comparado un poco con lo que Rebeca Wild escribe. Y ha puntualizado que ella (Rebeca Wild) da muchas referencias de otros autores sobre lo que llegó a averiguar, experimentar y vivenciar en el “Pesta” (la escuela que nunca lo fue realmente). Me pedía algo para poder demostrar científicamente (a familiares y/o escuelas) que, neurológicamente hablando, el Unschooling era mejor. Yo no escribo para demostrar nada en particular sino para defender un modo de aprender que para nosotros es el mejor y más natural. De hecho lo que más me motiva en la vida, en general, es lo natural. Aquello que ocurre sin la necesidad de la intervención de otros. Como en el caso de la curiosidad, la motivación intrínseca, la imaginación… Todos esos autores y muchos más son muy interesantes de leer y de hecho he leído a muchos pero no hacen falta, en mi opinión, para practicar o defender el unschooling.

Personalmente, comparto mucho de lo que Rebeca expone maravillosamente en sus libros (me los he leído todos y alguno de Piaget y Montessori, también). No obstante el unschooling (aprendizaje autónomo) no tiene mucho que ver con los ambientes preparados de los que Rebeca y Montessori hablan. El hecho de tener a un niño en un “centro” de tal a tal hora ya le está condicionando su aprendizaje. Me explico: Es como si le dijésemos al niño, que de tal a tal hora va a aprender en “ese” sitio respetuoso, con todo tipo de materiales y con los mejores ambientes preparados. De hecho con eso estamos separando el lugar donde se aprende del lugar donde se vive. Unschooling es precisamente todo lo opuesto. No separamos lo vivido de lo aprendido ni mucho menos nos basamos en las teorías de las etapas evolutivas de los niños que Piaget, muy excelentemente, describe (recomiendo muchísimo la lectura de sus libros pero, repito, el unschooling no se basa en nada de todo eso). Su obra, en general, es muy respetuosa con el desarrollo cognitivo/intelectual  del niño pero hay partes en las que afirma que a partir de tal o cual edad empieza la etapa pre-operativa o donde lo abstracto es ya una realidad para el niño. Hasta allí todo bastante bien pero un padre unschooler no se basa en esas teorias (de hecho no son más que teorias-las cuales, en general, comparto) si no en lo que su hijo necesita, pide, quiere, muestra interes... prescindiendo de lo que Piaget pueda o no decir. Si tenemos a autores como estos en la cabeza continuamente nos será más difícil desescolarizar nuestras mentes y dejarnos llevar por lo que realmente interesa a nuestros hijos. Coincida o no con lo que todos esos "expertos dicen" (seguramente muchas veces coincida pero no todas).

Los únicos autores que, yo, puedo dar referencia con respecto al aprendizaje autónomo (unschooling) son John Holt (mi gran maestro), John Taylor Gatto, Alfie Khon, Naomi Aldort, Sandra Dodd, Joyce Fetterol entre otros (las últimas 3 son mamás unschoolers con niños ya adultos). ¿Por qué estos y no otros? Por qué estos simplemente defienden la libertad del niño ante todo y respetan su desarrollo tanto emocinal como cognitivo/intelectual al máximo. Para mi, son la máxima expresión de aceptación y respeto hacia la persona que cada uno de sus hijos/niños ha venido a ser.

El aprendizaje autónomo es simplemente eso: aprender autónomamente. ¿Eso que quiere decir? Que el que aprende es el protagonista, el que decide y nadie más que él. Los padres y madres unschoolers estamos para ayudarles a aprender (darles/mostrarles las herramientas necesarias) lo que ellos ya quieren, desean o necesitan saber. Para eso no necesitamos los libros de todos esos expertos. Repito, yo me los he devorado casi todos pero no son imprescindibles ni mucho menos. Yo diría que quizás nos puedan ayudar en cuanto a tener algún que otro material preparado con antelación (hay mamás que nos gusta preparar cositas por “si acaso”). También hay que reconocer que hay cositas (materiales) que se quedan en las estanterías llenas de polvo año tras año pero allí están por si las llegan a necesitar algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario